RESERVA NATURAL

RESERVA NATURAL RANCHITOS DEL QUETZAL 

Comparte en nuestro Blogger en tu idioma tu experiencia, tu investigación, tus descubrimientos, y hagamos una comunidad donde encontremos más   datos interesantes de este misterioso bosque nuboso...

CLICK 

¿Aquí sí se ve el Quetzal?

Llegar a aquí, no ha sido fácil, ni trabajo de una sola persona. 


Por más de 30 años, este pedacito de tierra cubierta de nube se ha estado convirtiendo en un sueño compartido por la familia, el sueño de ser siempre el refugio del majestuoso Gucumatz y de todos los que quieran descubrir su forma de vida.


Por eso, invitamos a todos los amigos del Quetzal que lo han conocido en nuestra reserva para unirse a este nuevo proyecto, donde podamos intercambiar información y compartir las experiencias inolvidables de aquella primera vez en la que vimos al de pecho rojo lucir sus largas plumas… 


Algunos traían tiempo y paciencia y lo lograron después de dos o tres días. Otros corrieron desde la entrada justo cuando llegaron porque el Quetzal los estaba esperando para darles la bienvenida. Otros han venido más de una vez y con suerte, todas las veces lo han saludado. Otros no, e insistentes vuelven y les corren lágrimas de alegría cuando su perseverancia se ve premiada con el vuelo mágico de la Serpiente Emplumada. Otros, vivimos aquí, y para levantar envidias, podemos contarles que los vemos casi todos de los días, más de una vez al día. 


Así que empiezo yo, y les cuento que para ver al Quetzal, lo único que hice fue decidir vivir con él… 


Y ustedes, ¿qué hicieron para ver al Quetzal?